Marsaxlokk, una mirada al pasado con ojos fenicios

El domingo es un buen día para visitar Marsaxlokk, uno de los pueblos más icónicos de Malta. La razón es que a lo largo de todo el puerto se extiende un mercado de pescado, víveres y ropa en el que los locales acuden a comprar mientras se mezclan con algunos turistas. Además del mercado dominical, Marsaxlokk es el pueblo ideal para experimentar la vida maltesa en todo su esplendor: casitas bajas con puertas y ventanales de colores, la tranquilidad del mar y la mirada serena de su gente.

Ojos fenicios de Marsaxlokk

Marsaxlokk es además todo un símbolo de Malta por los luzzi, el nombre que reciben los pequeños barcos de colores que dan vida al puerto y que tienen pintados dos ojos fenicios en la proa. En los últimos años, visitar Marsaxlokk se ha convertido en casi una obligación para los que visitamos la isla de Malta. ¡Y vaya si merece la pena!

Estos ojos fenicios de los barcos de Marsaxlokk tienen su origen en Egipto y representan los ojos de la divinidad Osiris. Fueron los fenicios los que importaron esta tradición, que según cuentan aleja los malos espíritus de las embarcaciones y atrae a la buena suerte.

Estas embarcaciones se siguen utilizando hoy en día para salir a faenar y pescar el lampuki, uno de los pescados más importantes de la gastronomía maltesa. De hecho, Marsaxlokk es el principal referente de atún, pez espada y lampuki de todo el país. No es de extrañar si tenemos en cuenta que prácticamente el 70% de la flota pesquera de la isla se encuentra en esta bonita localidad.

Visitar Marsaxlokk es también disfrutar de la posibilidad de comer marisco fresco en los restaurantes ubicados en la zona del puerto, que son una delicia para los amantes de los frutos del mar.

El mercado de pescado de Marsaxlokk

Todos los domingos los pescadores de la localidad organizan su propio mercado de pescado en el puerto de Marsaxlokk, en el que se puede disfrutar de toda la esencia del pueblo. El contraste con el resto de la semana debe ser atronador, ya que el espíritu marítimo del pueblo lo hace ideal para buscar la paz y la tranquilidad de lunes a sábado. Los domingos, en cambio, la localidad se llena de gente que viene y va y de visitantes que llegan desde todas las partes de Malta.

Mercado de pescado de Marsaxlokk

Pasear entre los diferentes puestos de pescado es como hacerlo en una auténtica lonja, en la que los pescadores venden su producto fresco recién traído de alta mar. Lampukis, atunes, gambas, incluso pequeños tiburones…en el mercado de pescado de Marsaxlokk se puede encontrar cualquier pescado y marisco que uno desee. Y para el que no quiera comprar pescado, como era nuestro caso, uno también puede encontrar la autenticidad de una villa por la que no parece pasar el tiempo.

En los últimos años, además del mercado de pescado, se han ido añadiendo otros puestecitos en los que es posible encontrar aceitunas típicas (son bastante picantes, por cierto), verduras, frutas y hasta souvenirs. Con todo, el recorrido de todo el mercado puede durar un par de horas tranquilamente, sobre todo si te gusta la fotografía y te deleitas con cualquier situación inesperada.

Pescador en el mercado de Marsaxlokk

Después de caminar arriba y abajo del mercado, lo mejor que se puede hacer es acudir a uno de los restaurantes que se encuentran justo en frente y saborear un buen plato de pescado o marisco fresco de Marsaxlokk hecho por sus propios cocineros. Todo, eso sí, con unas vistas inmejorables de toda la bahía, salpicada por el baile de colores que provocan los luzzi al moverse con la marea.

Te dejamos también nuestro artículo sobre La Valeta, en el que descubrirás 10 lugares repletos de historia y mitos de la capital maltesa.

Un poco de historia sobre Marsaxlokk

El pueblo pesquero de Marsaxlokk debe su nombre a dos palabras: “marsa” que significa puerto, y “xlokk”, que significa “sureste” en maltés, y hace referencia a la ubicación de la localidad.
Por su estratégica situación, Marsaxlokk fue la primera localidad en recibir a los fenicios cuando arribaron a Malta allá por el siglo IXaC. De esa relación que se estableció entre el pueblo fenicio y el maltés han quedado varias tradiciones, entre las que se encuentran los famosos ojos de Osiris u ojos fenicios en los luzzi.

Luzzi en el puerto de Marsaxlokk

Los otomanos también pasaron por Marsaxlokk cuando intentaron invadir Malta antes de dar el salto a Europa. En el puerto, algunos de sus barcos anclaron para iniciar el sitio de de Malta del año 1565 y que acabaría con la derrota invasora gracias al liderazgo de La Vallette y de todos los caballeros de la Orden de San Juan.

Si estás en Malta y te gusta la historia, no pierdas la oportunidad de visitar el Hal Saflieni Hypogeum. ¡A nosotros nos encantó!

Qué ver y hacer en Marsaxlokk

El pueblo de Marsaxlokk es una pequeña joya en sí mismo, y aunque no sea demasiado grande ni tenga muchas cosas que ver, es siempre un punto imprescindible en cualquier viaje. Sus calles estrechas, con pequeñas casas de piedras doradas y balconadas pintadas de colores, los barcos luzzi con los ojos fenicios y la vida en plena ebullición de los domingos, son sus principales atractivos. Por eso, si podéis visitar Marsaxlokk un domingo por la mañana tendréis la oportunidad de pasear por su mercado de pescado, una de esas cosas imprescindibles que hay que ver en Marsaxlokk si se tiene la oportunidad. Y es que, como hemos explicado antes, este mercado lo organizan los pescadores locales solo un día a la semana, porque el resto envían toda su pesca a la lonja de La Valeta.

Vista del puerto pesquero de Marsaxlokk

Si hablamos de comida, el marisco es el rey. Según dicen los entendidos, en Marsaxlokk se puede comer el mejor marisco de Malta. Por eso, es imprescindible comer en uno de sus pequeños restaurantes y probar las delicias que nos ofrece el mar.

Iglesia de Nuestra Señora de Pompeya, en Marsaxlokk

Otra de las cosas que ver en Marsaxlokk es la iglesia de Nuestra Señora de Pompeya, construida en 1892. Está situada en la plaza principal del pueblo, rodeada de cafeterías en las que relajarse no es una opción, sino una obligación.

Para los que vayáis en verano (nosotros no hemos tenido esa oportunidad), es muy interesante la piscina natural de San Pedro (St. Peter’s Pool), de la que hemos podido ver alguna foto y nos ha recordado mucho a Menorca. ¡Ojalá tengamos la oportunidad de volver para disfrutarla!

Una de las casas de Marsaxlokk

En definitiva, visitar Marsaxlokk un domingo fue una de las mejores decisiones que tomamos cuando organizábamos nuestros días de viaje en la isla de Malta. Es cierto que, desde el punto de vista del local, probablemente sea el día más movido y en el que más gente de fuera acuda al pueblo. Pero a pesar de todo, no se trata de un turismo agobiante (no al menos fuera de la temporada estival, cuando nosotros hemos hecho la visita). Lo que está claro es que para quien busque paz, tranquilidad y ambiente pesquero, este se convertirá en uno de sus lugares predilectos en el mundo.

Marsaxlokk, una mirada al pasado con ojos fenicios
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable » Sergio Martínez Gallego
  • Finalidad » gestionar los comentarios.
  • Legitimación » tu consentimiento.
  • Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Con Billete de Vuelta) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.