El Golden Gate en bicicleta, una excursión imprescindible en SF

Una de las excursiones que más nos gustaron en California fue la que nos llevó a cruzar el puente más famoso de San Francisco en bicicleta, el Golden Gate Bridge. Le dedicamos toda una mañana, en la que también disfrutamos de los alrededores del Golden Gate Recreation Area, un parque natural protegido por el gobierno federal. Toda esta zona de la península nos resultó fascinante por sus acantilados, sus aves marinas y también por la imagen de película que dibuja el puente que da entrada a una de las ciudades más famosas del mundo: San Francisco.

Con este pretexto, queremos explicaros toda nuestra experiencia y algunas curiosidades del puente más famoso de San Francisco, probablemente el icono más importante de la ciudad junto a la Isla de Alcatraz: el Golden Gate Bridge. ¿Comenzamos?

El Golden Gate Bridge, la joya de metal de San Francisco

Golden Gate en bicicleta

La zona de Marina, en San Francisco, es el área donde se encuentra el Golden Gate Recreation Area. Se trata de una zona verde en el extremo de San Francisco considerada parque natural por el gobierno de los EEUU. En esta bonita zona se tiene una vista privilegiada del Golden Gate, esa enorme brecha de 1,5km de ancho que da nombre a la joya de color rojo más famosa de la ciudad: el puente Golden Gate Bridge.

El día anterior alquilamos unas bicicletas con las que estuvimos recorriendo parte de Fisherman’s Wharf y el Pier 39. Nuestra idea era realizar una excursión hasta el puente Golden Gate a la mañana siguiente. Desde luego, lo mejor de tener una bicicleta en San Francisco es poder bajar hasta la zona de la bahía, ya que todo es cuesta abajo y luego llega la planicie (a la vuelta es otra historia, claro).

El Golden Gate Bridge, el puente de San Francisco

Al llegar a la zona del parque natural del Golden Gate vimos por primera vez la majestuosidad del puente. Se encontraba al final de la bahía, suspendido en el cielo de forma mágica. Las nubes cubrían sus dos torres, que tienen una altura de 218 metros cada una. Nos sentamos a orillas del mar a observar de lejos esa preciosa panorámica de San Francisco que tantas veces habíamos visto en películas y portadas de revista. Estábamos allí, oliendo la brisa del mar, escuchando el sonido de las gaviotas y dejándonos llevar por ese viento tan característico de la costa. ¿Qué sentiríamos al cruzarlo por primera vez?

En bicicleta por el Golden Gate Bridge

El momento había llegado. Nos levantamos, después de comer unos sandwiches que habíamos comprado por el camino, y emprendimos el camino de costa que nos llevaba directamente hasta el puente de San Francisco. El paisaje era fascinante: el azul del mar, el verde esmeralda de los acantilados de fondo, y entre las nubes, la figura del Golden Gate gobernándolo todo.

El Puente Golden Gate desde Fort Point

La zona verde que se encuentra justo en frente del puente Golden Gate nos gustó mucho, ya que está salpicada de bonitas casas de color pastel y grandes zonas verdes. En ellas la gente de San Francisco hace footing, pasea con sus perros o simplemente se relaja con las vistas. También está considerado un parque natural por la gran diversidad de aves y animales marinos que se encuentran en toda esta área.

El Golden Gate en bicicleta, una excursión perfecta

Os recomendamos mirar el alquiler de bicis en San Francisco a través del enlace que os dejamos. Os enviarán todos los documentos al móvil y no será necesario que imprimáis nada.

El viento ya empezaba a hacer acto de presencia, así que decidimos pararnos en el punto de información del gobierno para coger varios mapas y algún recuerdo del puente para luego seguir nuestro camino. Antes de subir por la carretera para poder cruzar el puente, nos acercamos a verlo desde Fort Point, una de las mejores vistas del Golden Gate y desde la que se han rodado muchas películas míticas.

Finalmente, accedimos hasta la parte superior de la colina para poder entrar al puente. Para vuestra información, uno de los laterales está reservado exclusivamente para bicicletas, así que nos dirigimos hasta allí y comenzamos nuestra aventura. La calzada se encuentra a 67 metros de altura del mar, así que a esa altura y justo en la boca de la bahía de San Francisco, comenzamos a pedalear en dirección a Main County, el otro extremo con el que conecta el Golden Gate y donde se extiende la mayor parte de la superficie del parque natural.

Cruzar el puente Golden Gate en bicicleta

La sensación de pedalear entre ese mar de coches y poder ver toda la bahía desde el puente más emblemático de la ciudad nos encantó, aunque el viento era realmente fuerte y molesto. Ya sabíamos que esa era una de las desventajas de cruzar el puente, y es que el viento en esta parte de la ciudad es realmente fuerte. Poder tocar esa estructura metálica, dimensionar su enormidad, los cables que sostienen el puente y esas dos magníficas torres que parecen llegar hasta el cielo no tiene precio.

Si tenéis la oportunidad de cruzar el Golden Gate en bicicleta, hacedlo, ya que es una experiencia realmente divertida y que ofrece unas vistas inmejorables de la ciudad. En el otro extremo, como ya hemos dicho, se encuentra Marin County, desde donde se puede ver San Francisco desde otra perspectiva, con la zona de Presidio en frente.

El Golden Gate y la ciudad de San Francisco desde Marin County

Os recomendamos que le echéis un vistazo a este otro artículo, en el que podréis organizar vuestro viaje a San Francisco por barrios.

Consejos para cruzar el puente Golden Gate en bicicleta

La excursión en bicicleta por el Golden Gate no presenta grandes complicaciones, salvo alguna cuesta un poco difícil de subir y el vieno, que suele ser molesto. A pesar de todo, es bueno tener en cuenta algunas recomendaciones en mente para que todo salga a la perfección. Ahí van nuestros consejos:

Atardecer en el Golden Gate Bridge

  • Alquilad una bicicleta durante 24 horas, ya que además de la excursión al Golden Gate en bicicleta, es muy interesante visitar sobre dos ruedas la zona de Fisherman’s Warf y el Pier 39 (eso sí, ojo a las cuestas).
  • La mejor hora para visitar el Golden Gate es a media mañana, cuando las nubes que cubren el cielo se dispersan y dejan entrever las dos gigantescas torres del puente.
  • El Golden Gate es una zona con mucho viento, lo que puede hacer que cruzarlo con bicicleta (o a pie) no sea del todo agradable. Por eso, os recomendamos que llevéis la ropa adecuada para soportar el viento.
  • El otro extremo del Golden Gate Bridge es la zona de Marin County, desde la que se puede tener una de las mejores vistas de la bahía y de la ciudad de San Francisco.

Si además de la excursión en bicicleta queréis disfrutar de la zona del Golden Gate en crucero o mediante un tour guiado, os recomendamos que le echéis un vistazo a esta página.

Curiosidades del Golden Gate de San Francisco

Golden Gate puente California

Os dejamos también algunas curiosidades del Golden Gate, ya que tener este tipo de datos mientras se realiza la excursión en bici es importante para darle perspectiva histórica al puente. También para dimensionar correctamente todo su tamaño, ya que sus cifras de altura y peso son realmente escalofriantes. Por eso, tanto si cruzáis el Golden Gate en bicicleta o a pie, poned en valor todos los datos que os dejamos a continuación:

  • La brecha que separa San Francisco del continente en forma de bahía mide 1,5km de ancho y pasó desapercibido para corsarios y exploradores tan famosos y experimentados como Francis Drake o Cabrillo.
  • El puente es obra del ingeniero Joseph Strauss y se construyó entre los años 1933 y 1937, en plena Gran Depresión.
  • La longitud del puente es de 2740 metros y sus dos torres tienen una altura de 218 metros (llegando a pesar 40.000 toneladas).
  • Gracias a la construcción del puente más famoso de San Francisco (que costó 35 millones de la época), se crearon miles de puestos de trabajo y solo murieron 11 trabajadores (ojalá y hubieran sido 0, pero para las condiciones de la época es todo un hito).
  • Por desgracia, los 67 metros de altitud en los que se encuentra la calzada hacen que sea un lugar donde se han producido muchos suicidios.
  • El puente no se pintó de rojo hasta el año 1987, 50 años después de su inauguración. A pesar de todo, el arquitecto Irving Morrow ya propuso esa idea en 1937 para darle una mayor fuerza visual y distinguirlo de otros puentes de la ciudad.

En definitiva, la zona del Golden Gate es maravillosa y a nosotros nos encantó. Así que pasar toda una mañana (o incluso un día) por toda la zona del Golden Gate Recreation Area es uno de los mejores planes que se pueden hacer en San Francisco. Y vosotros, ¿hicisteis algo parecido durante vuestro viaje?

El Golden Gate en bicicleta, una excursión imprescindible en SF
4.8 (96%) 5 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable » Sergio Martínez Gallego
  • Finalidad » gestionar los comentarios.
  • Legitimación » tu consentimiento.
  • Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de Con Billete de Vuelta) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.