Fushimi Inari, la colina de la prosperidad

Caminar bajo los toriis de Fushimi Inari es como hacerlo bajo las copas de los árboles de un bosque frondoso: todos juntos alcanzan a tapar la luz del Sol. Esa fue la sensación que tuvimos cuando caminábamos por la colina de Inari, en los albores de un día recién comenzado.

El día anterior planeamos salir a las 6 de la mañana de nuestro alojamiento en Kyoto para evitar masificaciones. Queríamos poder pasear por Inari tal y como lo hacen los japoneses desde el siglo VIII, momento en el que se data la existencia del santuario: en silencio, en soledad y en sintonía con la paz del lugar. Por suerte para nosotros, el hotel donde nos alojamos se encontraba muy cercano a la JR Nara Line y en menos de 20 minutos llegamos a la estación (JR Inari). Nuestro día acababa de empezar.

En la parte final del artículo encontraréis una serie de consejos útiles para visitar Fushimi Inari. ¡No os los perdáis!

Fushimi Inari, santuario de Japón (Kyoto)

Fushimi Inari, la colina de la deidad del arroz

El camino que nos conduce desde la estación a la entrada del santuario no deja lugar a dudas de dónde nos encontramos, ya que un enorme torii nos da la bienvenida. Unos metros más adelante se encuentra la entrada principal flanqueada por dos kitsune, los zorros que guardan la llave de la prosperidad. Veréis que a lo largo de los 4 kilómetros de recorrido por la colina los encontráis varias veces, ya que son parte imprescindible de los santuarios dedicados a Inari (hay más de 32.000 en todo Japón, por cierto).

Kitsune o zorros mensajeros en Fushimi Inari

El espíritu de Inari está fuertemente vinculado con el arroz. O, lo que es lo mismo, con la riqueza y la prosperidad (pensadlo bien, siglos atrás quien tenía una gran cosecha le iba muy bien en los negocios). Por eso muchos japoneses que quieren recibir el favor de Inari plantan toriis con el nombre de su empresa. De ahí que toda la colina se encuentre rodeada por toriis, en un espectáculo sin parangón en todo Japón.

El lugar se encuentra prácticamente vacío, como si aún no hubiese despertado. Antes de seguir con el itinerario, nos paramos a realizar el temizu, la ceremonia de purificación que hay que realizar antes de entrar a cualquier templo japonés. Se trata de lavarse las manos y la boca con los pequeños cazos que encontraréis en fuentes de piedra. El ritual es bastante sencillo:

  • Coges uno de los cazos con la mano derecha y te lavas la mano izquierda.
  • A continuación, realizamos el mismo paso pero al revés: con la mano izquierda lavas la mano derecha.
  • Finalmente, con la mano izquierda te mojas los labios para purificarte la boca y vuelves a lavarte la mano.
  • Con el agua que sobre en el cazo, debes mojar el mango y volver a dejarlo boca abajo, tal y como lo habías encontrado.

En nuestro artículo sobre consejos para viajar a Japón por libre encontraréis más información como esta y otras recomendaciones prácticas para vuestro viaje. ¡Os animamos a visitarlo!

Aunque parezca complicado, este pequeño ritual no dura más de 15 segundos y es una buena forma de respetar la cultura y la tradición del lugar.

Sendero de toriis en Fushimi Inari

Tras el temizu, seguimos con nuestro recorrido por el santuario de la entrada y nos dirigimos al lateral derecho para subir por las escaleras que nos conducirán a la colina de toriis. Los monjes del santuario barren con esmero las escaleras y nos saludan educadamente mientras paseamos a su lado, seguramente por ser de los primeros visitantes del día.

El santuario nos transmite paz y los miles de toriis que marcan el sendero a lo largo de la colina se mimetizan con la naturaleza. Una de las partes más fotogénicas de la colina es el pequeño sendero de toriis que se encuentra a pocos metros de distancia de la entrada. Allí es donde se pueden realizar las mejores fotos, ya que el color rojizo de las puertas y la curva que hace el camino lo convierten en un lugar ideal para los amantes de la fotografía. Por eso, es importante madrugar y disfrutar de esa bonita estampa sin aglomeraciones.

La mejor fotografía de Fushimi Inari, en Kyoto

Aunque, a decir verdad, para nosotros la parte más auténtica de Fushimi Inari comienza al traspasar el famoso sendero de toriis que todos hemos visto en los catálogos de revista. Cuando empiezas a subir por la colina y te alejas del inicio del santuario es cuando descubres la verdadera cara de Fushimi Inari, con sus enormes toriis marcando el ritmo del bosque.

Estad muy atentos mientras paseáis por esos 4 kilómetros de colina, porque iréis encontrando a vuestro paso pequeños santuarios escondidos entre los árboles. Algunos de ellos son realmente preciosos y se encuentran protegidos por los ya mencionados kitsune, los zorros mensajeros de los dioses. Perderse por alguno de estos solitarios santuarios es realmente bonito y muy inspirador: los pequeños torii de madera, los kitsune mirando fijamente y las piedras centenarias cubiertas de moho le dan un aspecto especial, aquel que todos buscamos descubrir cuando viajamos a Japón.Mapa de Fushimi Inari (Kyoto, Japón)

Consejos para visitar Fushimi Inari Taisha

Os dejamos unas pequeñas recomendaciones para visitar la colina de Inari, uno de los símbolos de Japón:

  • Madrugad mucho y procurad estar sobre las 7 de la mañana por allí para evitar grandes aglomeraciones (o bien, id por la tarde a última hora, ya que el templo está 24 horas abierto).
  • Para llegar desde Kyoto lo más sencillo es coger la JR Nara Line y bajar en la estación de Inari (se encuentra a unos 20 minutos). En nuestro artículo sobre alojamientos en Japón podréis ver en el que nosotros estuvimos (os recomendamos echarle un vistazo porque estábamos a una sola parada del santuario).
  • Llevad spray antimosquitos y si queréis hacer los 4 kilómetros de recorrido también es necesario llevar agua, bebida isotónica (especialmente en verano) y buen calzado.
  • Os recomendamos también que visitéis una bonita tienda de recuerdos que se encuentra en una de las bifurcaciones que bajan de nuevo hasta la entrada del santuario. Los diseños los hace la propia dueña y son muy bonitos. ¡A nosotros nos encantaron!

Maravillados con Fushimi Inari (Kyoto, Japón)

Fushimi Inari nos dejó maravillados y contribuyó de forma decisiva a que volviéramos encantados del Japón más auténtico: su capacidad para fusionar lo antiguo y lo nuevo, la creencia y la modernidad, el templo con la naturaleza que lo rodea.

Antes de despedirnos, os animamos a que os unáis a nuestra comunidad de lectores. Inscribiros en este pequeño formulario y recibiréis la newsletter del blog una vez al mes. ¡Os esperamos!

¡Suscríbete al blog!
Únete a nuestra comunidad y recibe los mejores consejos y artículos para viajar por libre cada mes

Fushimi Inari, la colina de la prosperidad
5 (100%) 8 votes
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Leave a Reply

2 Comentarios en "Fushimi Inari, la colina de la prosperidad"

avatar
Ordenar por:   Más recientes | Más antiguos | Más votados
Crealidades
Invitado

Precioso, que ganas de volver… Ains… Lo mio es adicción

wpDiscuz